1. El adverbio

El adverbio es la parte invariable de la oración que sirve para modificar al verbo, al adjetivo o a otro adverbio.
El adjetivo califica o modifica al nombre. Ejemplos: pizarra negra, el pelo rubio.
El adverbio modifica al verbo. Ejemplos: corre mucho, corre poco, el árbol está cerca, el árbol está lejos.
3. Funciones del adverbio. Son tres:
a) El adverbio califica o determina al verbo. Ejemplos: te esperaré allí, Luis canta bien, el águila vuela pausadamente, el perro juega mucho, nos hemos encontrado hoy.
b) El adverbio puede modificar el significado de un adjetivo. Ejemplos: era una casa bastante vieja (bastante modifica al adjetivo vieja). Lutero es tristemente célebre, es jardín es muy hermoso.
c) El adverbio también puede modificar a otro adverbio. Ejemplos: Montse hablaba muy bien (muy modifica al adverbio bien), mi hermano ha llegado bastante pronto (bastante modifica al adverbio pronto).

Clases de adverbios
Según el significado los adverbios pueden ser:
DE LUGAR: aquí, allí, cerca, lejos, dentro, fuera, delante, detrás, encima, debajo, etc.
DE TIEMPO: hoy, ayer, mañana, tarde, pronto, ahora, antes, después, nunca, etc.
DE MODO: bien, mal, así, como, apenas, y todos los que se pueden obtener con la terminación -mente añadida a los adjetivos calificativos, como sabiamente, rectamente, fácilmente, lentamente, etc.
DE CANTIDAD: más, menos, nada, poco, bastante, mucho, demasiado, etc.
DE ORDEN: primeramente, finalmente, últimamente, sucesivamente, etc.
DE AFIRMACIÓN: sí, cierto, ciertamente, realmente, también, etc.
DE NEGACIÓN: no, nunca, jamás, tampoco, etc.
DE DUDA: acaso, quizá, tal vez, probablemente, etc.